Eslovenia

Eslovenia, oficialmente República de Eslovenia (en esloveno:  Republika Slovenija (?·i)), es un país soberano de Europa Central, miembro de la Unión Europea. Limita con Italia al oeste; con el mar Adriático, al suroeste; con Croacia al sur y al este; con Hungría, al noreste; y con Austria, al norte. Tiene una población de 2 080 908 habitantes a fecha del 1 de enero de 2019.​ La capital y ciudad más poblada es Liubliana.

La actual Eslovenia se formó el 25 de junio de 1991 al independizarse de Yugoslavia, tras un conflicto armado relativamente corto denominado Guerra de los diez días (que fue la primera guerra de la disolución de Yugoslavia), en la que se opuso al ejército de la antigua federación yugoslava. Por aquel entonces, ya era el país más desarrollado de aquella federación.

Cultural e históricamente, Eslovenia gravita hacia Italia, Austria y Alemania (cultura católica y protestante). A lo largo de la historia, Eslovenia siempre fue parte de los imperios, reinos, etc. de Europa central y nunca ha sido parte de los cuerpos políticos que gobernaron la mayoría de los Balcanes, por ejemplo. del Imperio Romano de Oriente (iglesia ortodoxa) y el Sultanato de Turquía (islam).

En 2004 se adhirió a la Unión Europea.​ Eslovenia se integró en el euro el 1 de enero de 2007, y en el área de Schengen, en 2004. Ya en 1993 se había adherido al Consejo de Europa y desde julio de 2010 forma parte de la OCDE.

Ver  Siria

Bandera de Eslovenia:

bandera de Eslovenia

Geografía de Eslovenia:

Eslovenia es un pequeño estado de la Europa Central de 20 273 km² de superficie.​ Se encuentra entre Italia, Austria, Hungría, y Croacia. Es un país con una costa muy pequeña al mar Adriático por el golfo de Trieste de alrededor de 46 km, a través del puerto de Koper/Capodistria, en la península de Istria. Se trata de una zona poblada en parte por eslovenos que hablan italiano.

El relieve esloveno comprende los montes Karavanke, el macizo cristalino de Pohorje y las mesetas calcáreas de Notranjsko y Dolenjsko. Los Alpes Julianos, con la mayor elevación del país, el monte Triglav (2.864 m),​ conservan huellas de la erosión glaciar cuaternaria, con lagos como el Bled. Las formaciones kársticas, extendidas desde Liubliana hasta el litoral, están excavadas por ríos subterráneos y constituyen enormes cavidades, como las cuevas de Postojna, de 19 km de longitud. Aparte del Drava y el Sava, cabe citar el río Kolpa.

El clima es básicamente alpino, salvo en las zonas próximas al mar. El clima varía desde el templado del litoral, hasta el más extremo de las mesetas del este y de las montañas, aquí con mayores lluvias en verano.

Ver  Palaos

Cerca de la mitad del país (11.691 km²) está cubierta de bosques, haciendo de Eslovenia el tercer país más boscoso de Europa, después de Finlandia y Suecia. Aún quedan restos de bosque original, el mayor en el área de Kočevje. A su vez, las zonas de pastoreo ocupan 5.593 km² y los campos y jardines 2,471 km². Existen 363 km² de huertas y 216 km² de viñedos.

Según WWF, el territorio de Eslovenia se puede repartir en cuatro ecorregiones:

mapa de Eslovenia

Capital: Liubliana

Liubliana​ (en esloveno, Ljubljana, pronunciado  /ljuˈbljàːna/ (?·i); en alemán, Laibach /’lɑɪbaχ/; en italiano, Lubiana /lub’jaːna/) es la capital y mayor ciudad de Eslovenia. En 2008 contaba con 270.828 habitantes,​​ repartidos por una superficie de 275 km².

Nacida como campamento militar romano de la Legio XV Apollinaris a mediados del siglo I a. C.,​ su carácter de ciudad se consolidó con la fundación de la Colonia Iulia Emona años más tarde.​ Tras sucesivas destrucciones, en el siglo VI se instalaron los antepasados de los eslovenos, y en el siglo XI cayeron bajo el dominio de los francos.​ Desde 1278, tras su conquista por parte de Rodolfo I de Habsburgo, la ciudad pasó a manos de los Habsburgo, situación que perduró hasta 1797.​

Ver  Mónaco

Durante el período napoleónico, Liubliana fue capital de las Provincias Ilirias y entre 1816 y 1849 lo fue del Reino de Iliria.​ En 1918, tras la Primera Guerra Mundial, se incorpora al Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, y tras la Segunda Guerra Mundial se convirtió en la capital de la República Socialista de Eslovenia, formando parte de Yugoslavia.​ En 1991, y tras un conflicto bélico, Eslovenia se independizó de Yugoslavia, siendo desde entonces Liubliana la capital del país.

Su patrimonio histórico y monumental, así como diversas celebraciones culturales que tienen lugar a lo largo del año, entre las que destaca el Festival Internacional de Verano, la convierten en una ciudad receptora de turismo tanto nacional como internacional. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la Catedral, el Castillo, la Iglesia Franciscana de la Anunciación y el Puente de los Dragones, así como el conjunto de edificios modernistas. El arquitecto Jože Plečnik firmó muchos de los más destacados edificios de la ciudad.

Liubliana dispone de una red desarrollada de carreteras y ferrocarril, además de contar con un aeropuerto con vuelos internacionales e inmerso en obras de ampliación destinadas a ampliar su capacidad operativa, actualmente desbordada.​

Si te gusta, ¡comparte!

Tus amigos te lo agradecerán
close-link

Pin It on Pinterest